« Older Entries Newer Entries » Subscribe to Ultimo Post

28 Ago 2014

Días 42, 43, 44 y 45: Itacaré, Ilheus, Porto Seguro, Arrial d´Ajuda, Trancoso

Escrito por Carlos. Sin comentarios

Playa en Itacaré

Playa en Itacaré

El lunes 25 de agosto llegamos a Itacaré poco antes del mediodía. Es un pueblo del sur bahiano que nos agradó, y más aún la zona de la playa en la barra del río, donde se encuentra un balneario con arena gruesa, muy limpio y unos pocos restaurantes. Nos jugamos por entero y fuimos a “Mare Alta”, uno con muy buena pinta que nos facilitó el estacionamiento, ducha e internet. Almorzamos allí uno de los mejores platos desde que estamos en Brasil. Se trata de camarón y pescado cocidos en una salsa a base de leche de coco y acompañamiento de harina de mandioca, mezclada en una especie de puré con caldo de la cocción anterior. Eso sumado a las infaltables ensalada y el arroz blanco.

El agua es una mezcla de la del mar con la del río Contas, lo cual le quita mucho de la salobridad habitual. En una punta de la playa hay un mirador desde el cual se ve el pueblo y la desembocadura del río en su lucha con el mar. En el otro extremo, al final de una especie de escollera que protege la playa de la marejada, hay un faro.

Pasamos allí la noche con total tranquilidad. Los propietarios nos habían asegurado que no íbamos a tener inconvenientes.

Los días siguientes pasamos por Ilheus y conocimos el tan nombrado Porto Seguro, al que imaginábamos como un monstruo turístico del Brasil, aunque nos pareció mucho menos impresionante, pero no por ello menos agradable. La ciudad es chata, con sectores de construcción antigua bien conservada, importantes comercios y kilómetros más kilómetros de playas hacia el norte, con infinidad de paradores, resorts, pousadas, hoteis, etc. etc.

Cruzando de Porto Seguro a Arrial en balsa

Cruzando de Porto Seguro a Arrial en balsa

Cruzando el río con balsa, a los 4 km se encuentra Arrial d´Ajuda, con playas buenas pero de dificultoso acceso por la cantidad de construcciones y ocupaciones de privados, lo cual limita una llegada fácil a la costa. Lo encantador de Arrial, es su pequeño “centro”, constituído por una plaza sombreada y una iglesia muy antigua, construida por los jesuitas entre 1549 y 1551. No olvidemos que toda esta zona del Brasil es llamada la “costa del descubrimiento”, debido a que los portugueses recalaron por primera vez en este territorio y en este lugar, para luego establecer en Salvador de Bahía, un poco más al norte, la primer capital.

Iglesia del año 1550 en Arrial

Iglesia del año 1550 en Arrial

Pero volviendo a Arrial, recomendamos estar un par de horas en esa plaza, tomar mate y luego visitar la iglesia y mirar desde lo alto del barranco en el cual está construida, todo el litoral marítimo de esa zona. Zulma agrega: “y visitar los comercios de artesanía del lugar que los hay y muy buenos”.

Llegamos por fin a Trancoso, que para nada defraudó nuestras expectativas: un pueblo bastante extendido y con un sector, que es el del Cuadrado (nombre que se le da a la plaza principal), alrededor del cual se ubican los principales restaurantes, casas de artesanías de la mejor calidad y algunas hosterías. Sobre esa plaza estacionamos y dormimos anoche con el permiso de los taxistas que nos cedieron un pequeño espacio. Las luces del Cuadrado son muy tenues y hasta no hace mucho, era exclusivamente con velas que iluminaban esa zona. Es por la noche cuando el grueso de la mayoría de los turistas regresa a Porto Seguro, que esa plaza principal recobra su tranquilidad.

Trancoso

Trancoso

Las playas que conocimos allí son: Nativo, un poco más al norte, con fuerte oleaje aunque una zona protegida que es la de la barra de un río. Preferimos a Coqueiros, con bajada más accesible para la Combi y amplias dimensiones, tanto por su largo como por el ancho que deja al descubierto la marea baja. Los piletones formados por los arrecifes costeros y el agua templada, son una permanente invitación al chapuzón. En ambas playas, los servicios de restaurante y bar son completísimos y en esta última también aparecen algunas posadas de muy buen nivel.

Trancoso es, hasta ahora, una de las mejores playas que hemos visto; aunque solo le faltaría para satisfacer nuestros intereses, que el estacionamiento de la Combi sea al costado del mar, lo cual no ocurre.

Mañana nos encontraremos con nuestros amigos Heinz y Soledad, matrimonio al que conocimos en otro viaje. Estamos entusiasmados con la idea de volverlos a ver. Luego les contamos.

Las fotos están en la siguiente carpeta:

18 Itacaré, Ilheus, Porto Segura, Arrial d´Ajuda, Trancoso

Hasta pronto. Zulma y Carlos

24 Ago 2014

Días 38, 39, 40 y 41: Japaratinga, Maceió, Praia do Francés, Aracaju, Barra do Sauipe, Salvador do Bahía.

Escrito por Carlos. 1 Comentario

Barra do Sauipe

Barra do Sauipe

Desde el jueves 21 al domingo 24 hicimos este recorrido. La cosa se está poniendo difícil en cuanto a elegir los lugares por los cuales pasar, donde entrar, donde quedarse, cuánto tiempo, etc., etc. Son todos sitios–o casi la mayoría- no descartables. Pero el tiempo es soberano y tenemos un cronograma de viaje que cumplir. Obligaciones, responsabilidades y recursos suficientes, pero limitados. Quizás sea este uno de los principales dilemas de un viajero (y somos dos).

Japaratinga es un pequeño poblado unos 60 km (más o menos) al sur, y nos llamó la atención por el color de su mar, los piletones, la facilidad de estacionar cerca de la playa, la tranquilidad y la comida sencilla pero barata y exquisita.

Maceió es una ciudad grande, pero no asfixiante como otras del litoral. Merece ser visitada. Es amena, una extensa costanera con playas interesantes, amplia, muchísimos servicios y buenos, mar sereno y jangadas para ver a los peixes de la barrera de coral.

Aunque mucho mejor –para nosotros-, es la Playa del Francés ubicada a unos 20 y tantos km hacia el sur. Fácil acceso, estacionamiento libre o vigilado por 10 reales la noche frente al mar, y un color del agua, bien cerca de la playa, que hasta ahora no habíamos visto.

Aracaju, capital del estado de Sergipe, es también digna de ser visitada. Lo que más nos llamó la atención, son los cerca de 15 km de costanera y consiguiente número de playas amplias, extensas y limpias.

A esta altura del viaje, ya estamos emborrachados –junto a una de las pocas botellas de vino argentino que nos quedan-, de hermosas playas y de personas super amables con nosotros, colaboradoras, que nos ayudan de continuo, o que nos pasan con su auto y tocan bocina y levantan la mano con la V como saludo.

Así las cosas, llegamos a un lugar que le pedimos a cualquier rodantero que pase por estos pagos, no deje de visitar: la Barra sobre el río Sauípe, a unos 2 km al sur de Porto Sauipe. Es el encuentro del mar con el río más hermoso que hemos visto. Solo las fotos y una grabación que intentaremos subir a Facebok, quizás den una idea de los que queremos expresar.

El elevador Lacerda que te sube hasta el Pelourinho, en Salvador

El elevador Lacerda que te sube hasta el Pelourinho, en Salvador

El final de esta etapa y la frutilla del postre es Salvador do Bahía. Resultó sencillo ingresar, aunque difícil localizar el Pelourinho donde está el sector histórico en la parte alta. Pero lo logramos. Es un sector relativamente pequeño (no más de 10 manzanas), ya que cuando queríamos derivar al resto, siempre alguien nos advertía sobre la inseguridad y nos desalentaba de continuar. En la parte “segura”, decenas de policías estaban presentes. Lo mejor: la hermosa vista de la bahía, algunos edificios muy hermosos, como el que fue Palacio de Gobierno de Brasil en sus comienzos. Fue en Salvador de Bahía que se comenzó a construir Brasil. Recién mucho después se determinó que fuera Río de Janeiro la capital, y solo hace unos años, más al sur, San Pablo se transformó en el principal motor de esta inmensa nación.

Salvador nos dejó sensaciones encontradas. Quizás nos debíamos 3 o 4 días más para llegar a conocerla. Fuimos a los sitios que las guías indican, pero nos parece que hizo falta más para saber lo que es esta ciudad. Quizás se trate de una asignatura pendiente en este viaje.

Las fotos las pueden ver en estos enlaces:

16 Rumbo a Maceió.

17 Aracaju, Barra do Sauipe, Salvador de Bahía.

Hasta la próxima amigos.

22 Ago 2014

Días 35, 36 y 37: Joao Pessoa, Ponta do Seixas, Coqueirinhos, Olinda, Recife, Porto Galinhas.

Escrito por Carlos. Sin comentarios

IMG_7864

Esta es la Ponta do Seixas: el punto más oriental de todas las Américas

Esta es la Ponta do Seixas: el punto más oriental de todas las Américas

Entre el lunes 18 y el miércoles 20 de agosto pasamos por Joao Pessoa, interesante capital de Paraíba, con extensas playas a los largo de su costanera y el signo distintivo de tener dentro de su distrito a la Ponta do Seixas, que es el punto más oriental de todas las Américas.

Luego pasamos muy brevemente por la playa de Coquerinhos, a unos 40 km de Joao Pessoa, que tiene reducidos pero buenos servicios básicos y es muy agradable y tranquila, muy buena para estacionar en la costa, a metros del mar y pasar allí un par de días (en temporada baja  y día laborable, pues si no se complica con una mayor afluencia de gente).

Iglesia y Monasterio en Olinda

Iglesia y Monasterio en Olinda

Llegamos a Olinda ya de noche y el martes temprano en la mañana la recorrimos toda a pie. Es una hermosa ciudad colonial, con un extendido casco histórico bastante bien conservado, que aún muestra con fidelidad la pasada condición de haber sido la capital de Estado de Pernambuco.

Parte del casco histórico de Recife

Parte del casco histórico de Recife

Cerca del mediodía pasamos a Recife y recorrimos el centro histórico en la zona de la Plaza Marco Zero, plagada de edificios quizás no tan viejos como los de Olinda, pero con mayores dimensiones. En esa zona tuvimos oportunidad de visitar un Centro de Exposiciones de trabajos de artesanos del estado de Pernambuco. Admiramos muchas obras de la más diversa índole que exponen acabadamente ese estilo tan propio y definido de la región. Muchos se pueden ver en las fotos que hoy publicamos.

Toma de Recife en una de las partes nuevas de la ciudad

Toma de Recife en una de las partes nuevas de la ciudad

Recife es muy grande y tiene la particularidad de estar surcada por cinco ríos, lo cual le da un aire veneciano, con muchos puentes y gran cantidad de edificios sobre esos cursos de agua y entradas de mar. Las playas más aptas son las del sur y coinciden con el sector más moderno.

A pesar de estas características, Recife no es complicada ni caótica para recorrer en un vehículo como el nuestro. Otra opción interesante para conocerla, son los catamaranes que ofrecen excursiones por los ríos y canales internos de Recife. Las vistas desde el agua suelen ser por demás de interesantes y pintorescas.

El Arena Pernambuco construido a 20 km de la ciudad de Recife

El Arena Pernambuco construido a 20 km de la ciudad de Recife

Unos 20 km hacia el sudoeste de la ciudad, se encuentra el Arena Pernambuco, otro de los estadios en los cuales se jugó la Copa de Futbol 2014, el cual fuimos a ver. Ya es éste el cuarto estadio mundialista que llevamos visitado, y debemos reconocer que todos nos han deslumbrado con sus modernas líneas y estructuras impresionantes.

Porto de Galinhas

Porto de Galinhas

Por último, en este febril martes 19 de agosto de 2014, llegamos a la que, según muchas publicaciones especializadas se trata de la mejor playa de Brasil: Porto de Galinhas. Si bien no estamos en condiciones de confirmar esa especie, sí les podemos contar que se trata de un lugar con muchas cualidades. La más destacada son los grandes piletones que se forman con la marea baja, y que permiten aguas serenas, transparentes y cálidas, aptas para el snorkel o natación con la posibilidad de observar colonias de peces multicolores. También juega a su favor poseer algunos sectores de playa que sirven para surfear (de hecho se han realizado campeonatos internacionales aquí). El pequeño casco urbano está bien organizado con calles casi exclusivamente peatonales. Si bien ello juega a favor del desarrollo de una actividad turística más tranquila, pues obliga a todos los visitantes a dejar sus vehículos en estacionamientos o posadas; va en contra de los que, como nosotros, queremos tener el privilegio diario de dormir junto al mar…aunque casi lo logramos: nos apartamos unas 5 cuadras del centro y logramos ingresar en una calle que nos depositó en el estacionamiento delantero de una posada, con vigilancia y muy buena sombra, a sólo 60 metros de la playa.

IMG_8152

Considerando que no todos los días se está en un lugar como éste, resolvimos pasar dos noches en él.

-¡Te dije Zulma...pará un coco con el sol! --No es nada Carlos...me arrebaté un poco nada más. Vos necesitás un poco de sol!-Yo estoy bien...no me pongás nervioso!!!!!!-Tuto bem...tuto bem...tené cuidado con la presión, a ver si nos tenemos que volver-¡Noooo! ...otra cervecita para mí y una Caipirinha para la señora...¡BRASIL.....LA, LA, LA, LA, BRASIL....!

-¡Te dije Zulma…pará un poco con el sol! – No es nada Carlos…me arrebaté un poco nada más! Vos necesitás un poco de sol!- Yo estoy bien…no me pongás nervioso!!!!!!- Tuto bem…tuto bem…tené cuidado con la presión, a ver si nos tenemos que volver- ¡Noooo! …otra cervecita para mí y una Caipirinha para la señora…¡BRASIL…..OOOLA, LA, LA, LA, BRASIL….!

 

Pueden ver las fotos, en una carpeta de 118 imágenes en este enlace:

15 Joao Pessoa, Ponta do Seixas, Olinda, Recife, Porto Galinhas

17 Ago 2014

Días 29, 30, 31, 32, 33 y 34: Fortaleza, Porto das Dunas, Morro Blanco, Canoa Quebrada, Sao Miguel do Gostoso, Tourinhos, Genipabu, Natal, Ponta Negra, Tibau do Sul y Praia da Pipa.

Escrito por Carlos. Sin comentarios

Como se darán cuenta por lo extenso del título, estamos atrasadísimos con el relato de nuestro viaje. No siempre conseguimos conexión adecuada para subir las fotos, y este tramo del noreste se está haciendo más lento por la multiplicidad de playas que no nos queremos perder. Para colmo, nos cuesta dejar algunos lugares de gran belleza, y entramos en el dilema de cumplir con el itinerario prefijado, o revolear la chancleta y que sea lo que Dios quiera con el tiempo que nos dimos.

Este tramo se refiere al transcurrido entre el martes 12 y hoy domingo 17 de agosto. Nos referiremos sucintamente a cada lugar.

Zulma frente al Arena Castelao en Fortaleza

Zulma frente al Arena Castelao en Fortaleza

Fortaleza: capital del estado de Ceará de más de 2 millones de habitantes, donde recorrimos su costanera con variedad de playas y servicios turísticos. Nos impresionó el estadio mundialista Arena Castelao y todas las obras viales que lo rodean. Nos gustó mucho el Centro Cultural Dragao del Mar, donde hay un Mueso de Arte Contemporánea, varias salas de cine, un planetario, una biblioteca, el Memorial de Cultura Cearense, una escuela de artes y varios emprendimientos más. Por la noche se transforma en un lugar de muchísima actividad que dura hasta altas horas de la noche.

En la costanera de Fortaleza

En la costanera de Fortaleza

Porto das Dunas: inmenso centro de diversiones acuáticas instalado sobre la costa a unos pocos kilómetros al sudeste de Fortaleza, con acceso a buenas playas. Especial para niños y adolescentes. Solo pasamos por el lugar sin detenernos, pues no encontramos zonas aptas para estacionar.

"El Laberinto": curiosas formaciones en Morro Blanco

“El Laberinto”: curiosas formaciones en Morro Blanco

Morro Blanco: a unos 5 km de Beberive y al sudeste de Fortaleza, se encuentra esta hermosa playa, con el valor agregado de contar con unos bellísimos acantilados, que al estar erosionados por el viento y el agua, conforman un laberinto natural con una paleta de tonos pasteles. Al bajar por esos acantilados y llegar a las playas, nos encontramos con vertientes naturales de agua limpia que caen sobre el mar, por lo que a nuestra incursión en el mar, le siguió la ducha de agua dulce.

Canoa Quebrada

Canoa Quebrada

Canoa Quebrada: uno de los lugares top del nordeste, con acantilados de la misma tonalidad que en Morro Blanco, lugar del que dista a más de 90 km al sudeste, amplísimas playas a las que se acceden por las distintas “bajadas” y unos inmensos piletones que se transforman en ideales para el baño cuando baja la marea. Mucha actividad de de parapentes, surf y los infaltables buggies. Muy interesante para pasar un día por lo menos.

Tourinhos

Tourinhos

Sao Miguel do Gostoso: estuvimos poco tiempo allí pues el día no estaba bueno y decidimos recorrer otros lugares. Nos pareció interesante, con una playa larguísima, muy ancha y 3 o 4 lugares de buen acceso para la Combi. No obstante ello, no la ubicamos en el podio de lo que hasta ahora hemos visto.

Tourinhos: a unos 10 km de Sao Miguel do Gostoso por camino de tierra. No tiene casi servicios turísticos, aunque sí la presencia de algunos pescadores. Es bastante amplia y con unas hermosas formaciones rocosas en un extremo. Si bien se trata de un lugar muy solitario. Es ideal para pasar un día.

Genipabú

Genipabú

Genipabú: a solo unos 15 km al noroeste de Natal, se encuentra esta bellísima playa, enmarcada por unas inmensas dunas en uno de sus costados, las cuales caen directamente sobre el agua. Muy intensa actividad de buggies para paseos sobre dunas y lagunas aledañas. También la sorpresa de ver camellos que se utilizan para paseos. Muchas barracas en la costa, aunque a precios demasiado altos. Buscar otros lugares un poco más alejados. Genipabú es uno de los mejores lugares por los que hemos pasado hasta ahora. Lo negativo: no hay lugares libres sobre la playa para estacionar, lo cual solucionamos con una buena estación de servicio en la entrada, la que si bien cierra de noche, tiene guardia de seguridad.

Puente de ingreso a Natal por el Noroeste

Puente de ingreso a Natal por el Noroeste

Natal: la capital del estado de Río Grande do Norte, con algo menos de un millón de habitantes, es por demás de impactante. Ya el ingreso desde el norte por el imponente puente Newton Navarro y la visión de una moderna ciudad levantada a orillas del mar, predispone favorablemente al visitante. Inmediatamente se ingresa a la avenida costera y al fuerte de los Reyes Magos, otrora destinado a proteger el río Potengi y la costa marítimas de los ataque de piratas.

La avenida costera, de cerca de 10 km de extensión, divide la ciudad en dos. Por debajo, las playas, los grandes hoteles y los centros turísticos de toda clase; por arriba el conglomerado urbano; en el medio, una serie de morros y dunas con profusa vegetación, que hacen de pintoresco e inmenso pulmón para toda la urbe.

No dejamos de visitar el bellísimo estadio mundialista Arena das Dunas.

Zulma frente al Arena das Dunas, en Natal

Zulma frente al Arena das Dunas, en Natal

Ponta Negra: está sobre el final de la ciudad hacia el sudeste ostentando al Morro do Careca como privilegiado mirador y con una concurridísima playa por debajo. Tiene aguas más limpias que las del centro y la mejor estructura turística. Se forman piletones con la marea baja.

Tibau do Sul: ya alejados de Natal y luego de recorrer playas todas por demás de interesantes, llegamos a este poblado en la desembocadura de la laguna Guarairas. Es un lugar muy adecuado para los que buscan pasar uno o más días frente al agua salobre de la laguna tranquila o sobre el mar con amplias olas. El estacionamiento es libre y hay locales de gastronomía que se presumen caros, por lo que se debería caminar un par de cuadras hasta el centro del poblado. El ambiente se ve como muy tranquilo, con servicio de balsas que cruzan la desembocadura de la laguna y no faltan los baños y duchadores que ofrecen los distintos restaurantes.

Una parte de la Praia da Pipa

Una parte de la Praia da Pipa

Pipa: accedimos a esta villa por un camino de 10 km viniendo desde Tibau do Sul. La ruta es escénica, pues parte de ella transcurre por la cresta de un acantilado de tonos rojizos, excelente balcón para el mar del nordeste. Sin dudas una buena forma de llegar al que quizás sea uno de los destinos más buscado en la región.

Primera recomendación para Pipa: aconsejamos no entrar al casco céntrico con casas rodantes, pues ello puede arruinarles el día. Las calles son muy estrechas, con autos por todos lados y muchas de ellas no tienen salida (ni tampoco cartel que lo advierta). Llegamos próximos al atardecer del sábado 16 de agosto y el entusiasmo por ver la playa nos depositó en un camino de estas características. Con el agravante de que sobre el final del mismo no había ninguna posibilidad de girar la Combi. Por un costado teníamos el veredón peatonal de madera, y del otro, decenas de bares y restaurantes con calificados turistas de todos los lugares del mundo que estaban preparándose para ver uno de los espectáculos más esperados de esta villa: la puesta del sol. Cuando advertimos la gravedad de nuestra situación y comenzamos a regresar, marcha atrás hacia donde habíamos venido, una ola de murmullos y luego de exclamaciones en distintos e ininteligibles idiomas manifestaba su desaprobación ante esos dos bárbaros argentinos que los estaban privando de la aludida “puesta de sol”. Zulma tuvo mejor suerte, pues a ella le tocó discutir con otro argentino, entendiendo claramente lo que éste le estaba expresando y que aquí no se puede reproducir. Por suerte para todos, ella iba debajo de nuestro carro casa y pudo convencer a una señora ocupante de una casa lindera, para que sacara un enrejado de la misma y así, ¡menos mal!, poder girar la Combi y salir de ese infierno que es la “puesta del sol” en Pipa.

Por esta callejuela sin retorno nos metimos con la Combi

Por esta callejuela sin retorno nos metimos con la Combi

Les diré que ya era casi de noche y estábamos exhaustos y aterrorizados sobre la Combi sin saber muy bien qué hacer. Estaba a punto de imponerse la postura de “Pipa no es para nosotros”, cuando se nos ocurrió preguntar a los choferes de una empresa de transportes sobre algún sitio seguro para pernoctar. Uno de ellos recordó de un camping cerca de la Praia del Amor y nos dijo que era de acceso fácil. Allá fuimos y encontramos la solución: un predio con frente al mar de unos 150 metros sobre los acantilados rojizos, buena sombra, todos los servicios, y…como si fuera poco… ¡un argentino de propietario del mismo!

La Combi junto a otras "primas mayores" en el Camping Praia do Amor

La Combi junto a otras “primas mayores” en el Camping Praia do Amor

Roberto se vino hace unos 40 años de la Argentina y probó suerte, primero en San Pablo donde le fue muy bien y luego, con una casa rodante en los años 80 se dedicó a recorrer, junto a su esposa brasileña, gran parte de este país, de Uruguay, Paraguay y la Argentina, hasta que conoció esta playa, de la que se enamoró y nunca más abandonó. Ahora es propietario del camping y está habilitando una hostería también en un lugar privilegiado. Terminamos la noche comiendo milanesa con papas fritas y demás agregados y tomando vino argentino con Roberto, de ese que guardamos para las ocasiones especiales. Disfrutamos de las hermosas instalaciones, aunque opinamos que se debe mejorar la calidad del servicio de internet.

Muy lejos había quedado el terror que nos provocaron los sofisticados turistas que contemplaban la “puesta del sol en Pipa” y nos fuimos a dormir con la promesa de recorrer esa hermosa playa al día siguiente.

Pipa tiene especiales atractivos que justifican la fama que ostenta. Está enclavado arriba y a los pies de unos acantilados rojizos con tonalidades cambiantes según la hora del día. Sus playas son muy extensas, aunque las que más se usan son las del centro de la ciudad. Están defendidas en casi toda su extensión por arrecifes que distan unos 200 metros de la costa, lo cual impide el ingreso de las altas olas. Ello a excepción de la Praia do Amor, donde decenas de surfistas se pasan varias horas del día a la espera de la ola mayor. El pueblo está totalmente dedicado a la actividad turística. Los sitios de gastronomía son famosos por la alta calidad de sus preparados, y gran parte de los locales de venta de artesanía, deslumbran con  productos de calidad de los mejores artesanos de la región. La hotelería no tiene la magnificencia de las grandes cadenas, pero se advierten emprendimientos de calidad. La Bahía dos Golfinhos, permite observar delfines en algunos momentos del día, y muchos turistas se lanzan al mar y nadan muy cerca de ellos. La flora es exuberante. En fin: un lugar con todo para disfrutar.

Me olvidaba: el Camping se llama Camping Praia do Amor. Con solo preguntar por él y su dueño Roberto, llegarán fácil. Ojo: para ello no se metan en las calles del centro.

Bueno, después de esta larga entrada, nos despedimos de ustedes.

No olviden ver las fotos en estos tres enlaces:

12 Fortaleza, Morro Blanco y Canoa Quebrada

13 Sao Miguel do Gostoso, Tourinhos y Genipabú

14 Natal hasta Pipa

HASTA LA PRÓXIMA!!!!

12 Ago 2014

Días 26, 27 y 28: Guajiru, Lagoinha, Paracuru, Cumbucu

Escrito por Carlos. 3 Comentarios

Playa de Guajiru

Playa de Guajiru

Entre la noche del viernes 8 y el lunes 11 de agosto comenzamos con la incursión a pleno en las playas de nordeste brasileño, recorriendo las que se encuentran al oeste de Fortaleza. La primera fue Guajirú donde dormimos el viernes. Nos la había recomendado el gerente de la Mercedes Benz de Palma cuando cambiamos los amortiguadores. Sin dudas un lugar agradable, muy tranquilo, con pocos hoteles y posadas y unas cuantas casas para alquiler. El lugar es ideal para ir con niños pequeños y suponemos que pésimo para los adolescentes, ya que no advertimos ninguna “movida” por la noche (salvo la celebración de una novena en la Iglesia y posteriormente algunos juegos tipo kermesse que los más jóvenes del pueblo protagonizaron hasta las ¡11 de la noche!).

Comprando la comida del mediodía. dos langostas por 10 reales!!!!

Comprando la comida del mediodía. dos langostas por 10 reales!!!!

Todo bicho que camina (o nada) va a parar a...la olla

Todo bicho que camina (o nada) va a parar a…la olla

Lagoinha nos gustó mucho. El pueblo tiene más servicios y la actividad es más intensa, aunque sin llegar a ser la joda total. La playa se extiende debajo de unos acantilados sobre los que está construido el casco urbano. Tiene unos cuantos restaurantes, un hotel y algunas barracas (lugares más pequeños que expenden algunos “petiscos” y bebidas). Hay WiFi y duchas en los restaurantes sumados a suficiente cantidad de palmeras que nos proporcionaron sombra y motivaron a pasar una noche muy tranquila junto al mar. Se justifica dedicarle un día de estadía.

Lagoinha: hermosa playa en la cual pernoctamos

Lagoinha: hermosa playa en la cual pernoctamos

Playa de Lagoinha

Playa de Lagoinha

Paracuru es un pueblo más grande, con una costanera bastante extendida, aunque un poco desordenada. La playa es aceptable, pero unos cuantos sectores tienen piedras. Almorzamos allí y nadamos frente a unas sencillas barracas con precios accesibles, situadas al este del pueblo.

El domingo por la tarde hasta el martes a la mañana, nos quedamos en Cumbucu, lo mejor de estas cuatro playas, con un extenso litoral pleno de arenas blancas y de fácil acceso al mar por distintas calles transversales a la costa. Algunos lugares tienen además buena sombra y hay mucha oferta gastronómica y hotelera. Estamos a solo 28 km de Fortaleza.

Kitesurf en Cumbucu

Kitesurf en Cumbucu

Me costó trabajo, pero al final logré hacer este salto, ja, ja

Me costó trabajo, pero al final logré hacer este salto, ja, ja

La atracción principal, la constituyen los inmensos piletones que se forman en la marea baja, lo cual es ideal para la práctica del Kitesurf y muy agradable para los bañistas que prefieren el mar sin olas. Esto ocurre justamente por la bajamar, que deja al descubierto a unos 200 metros de la playa, una barrera de arrecifes responsables de que la marejada no llegue a la costa permitiendo que el agua se ponga más transparente y plana. Ello sumado a los fuertes y permanentes vientos del este-sudeste, son ingredientes especiales para que una miríada de kitesurfistas cubran esa zona y otras más hacia el oeste (a la que por tierra solo se accede en buggy). Muchos dicen que es éste el principal destino de Brasil para la práctica de este interesantísimo deporte y que los mejores del mundo vienen aquí a entrenarse.

Playa de Cumbucú

Playa de Cumbucu

Conseguimos en Cumbucu un hermoso lugar donde quedarnos dos noches. Lo hicimos en la parte oeste del pueblo, al final de una amplia calle empedrada, rodeados de casas de veraneo (la mayoría tienen caseros que nos garantizaron la tranquilidad del lugar para pernoctar), y bajo la inmensa sombra de dos generosos castaños. No recordamos camping con mejores condiciones para estar frente a tan hermoso mar.

Las fotos la pueden ver en este enlace: Guajiru, Lagoinha, Paracuru, Cumbucu

Nuestro próximo destino: ciudad de Fortaleza y sus playas.

9 Ago 2014

Días 23, 24 y 25: Camocim – Viscosa

Escrito por Carlos. 1 Comentario

Río Parnaiba, que genera en su desembocadura uno de los deltas más importantes de América

Río Parnaiba, que genera en su desembocadura uno de los deltas más importantes de América

El miércoles 6 llegamos a Camocim, ya en el estado de Ceará, por la noche. Es una agradable ciudad, con muy buena costanera a lo largo del río que llega también hasta el punto en que éste desemboca en el mar. Posee buenos servicios y resultó muy tranquila para pernoctar. Esa noche dormimos frente a la Prefeitura (municipalidad) sobre una plaza y el silencio fue absoluto.

Costanera de Camocim

Costanera de Camocim

Pequeños barcos pesqueros que se internan en el mar. Carecen de motor y utilizan velas. Es un espectáculo aparte verlos regresar de su jornada de pesca con sus lienzos multicolores

Pequeños barcos pesqueros que se internan en el mar. Carecen de motor y utilizan velas. Es un espectáculo aparte verlos regresar de su jornada de pesca con sus lienzos multicolores

La elección del lugar para pernoctar es muy importante, pues de ella depende pasar una buena o mala noche. Las estaciones de servicio son ideales, pues tienen restaurantes económicos, seguridad, duchas e internet. El problema es saber encontrar el lugar en el cual no se nos pondrán en marcha 5 0 10 camiones a las 4 o 5 de la mañana, y…adiós descanso. Las costaneras son un punto interesante por el entorno al despertar y la belleza del lugar, pero no todas son seguras. Los sitios en las plazas deben ser cuidadosamente elegidos, buscando quedar bajo la sombra de un árbol a la mañana y evitando las calles por las cuales pasa más tránsito. Los peajes en las rutas (aquí hay pocos), los puestos policiales o de organismos de seguridad deben ser tenidos en cuenta para cubrir lugares “calientes”. Nos han venido muy bien los estacionamientos en aeropuertos (si no son caros) y los que están frente a hoteles o posadas importantes, ya que éstos generalmente tienen internet y vigilancia por la noche. Pero el secreto en este tema es uno solo: preguntar a las personas que viven en el lugar y no solamente a los integrantes de fuerzas de seguridad quienes, por lo general, tienen una visión sesgada del problema. Las personas de un lugar (siempre conviene chequear a 2 o 3), nos dan el sitio perfecto.

Camino a Viscosa en las Sierras de Ibiapaba

Camino a Viscosa en las Sierras de Ibiapaba

Bueno, me fui por las ramas. Les contaba de Camocim y sus características positivas. Quizás la única negativa es que sus playas las tiene muy alejadas de la ciudad y no tienen nada de infraestructura, razón por la cual, el jueves 7 partimos hacia Viscosa, pueblo que se encuentra a unos 80 km de las costas del nordeste brasileño, y tiene la virtud de estar situado sobre unas atractivas sierras a 800 msnm.

Ciudad de Viscosa vista desde el Mirador en el cual pernoctamos

Ciudad de Viscosa vista desde el Mirador en el cual pernoctamos

Habíamos leído un artículo en el suplemento de turismo de Página 12, donde se ponía el acento, no sólo en la belleza de esa pequeña ciudad entre sierras, fresca de noche, de fácil acceso, con una rica historia colonial, sino que se hacía especial hincapié en la producción artesanal de cachaca de alta calidad mediante el sistema de alambique.

Iglesia Do Ceu en el Mirador donde pernoctamos

Iglesia Do Ceu en el Mirador

Con Don Chiquinho I, productor, promotor y vendedor de Cachaca artesanal de alta calidad en Viscosa

Con Don Chiquinho I, productor, promotor y vendedor de Cachaca artesanal de alta calidad en Viscosa

La decisión de hacer ese desvío fue correcta. La pasamos muy bien allí y fuimos mejor atendidos por el personal de seguridad del Mirador donde se encuentra la “Igresia do Ceu”. Es un lugar en lo alto de un cerro pegado a la ciudad, rodeado de jardines, cuidado con personal de seguridad durante las 24. Si a eso le sumamos la señal de internet que nos regaló “Don Chiquinho I”, productor de cachaca artesanal con local de ventas en el lugar, completamos el ideal de todo rodantero.

Con don Francisco Cardozo, otro productor de Cachaca, luego de haber comprado unos cuantos litros de ese licor destinado a hacer caipirinhas en San Pedro

Con don Francisco Cardozo, otro productor de Cachaca, luego de haber comprado unos cuantos litros de ese licor destinado a hacer caipirinhas en San Pedro

El comienzo del proceso de producción de chachaca: la molienda de la caña de azúcar, para luego comenzar con el destilado del jugo que se obtiene. Este procedimiento de destilado se hace mediante alambiques

El comienzo del proceso de producción de chachaca: la molienda de la caña de azúcar, para luego comenzar con el destilado del jugo que se obtiene. Este procedimiento de destilado se hace mediante alambiques

El viernes 7, luego de hacer una visita en su propio establecimiento a Francisco Cardoso, productor de Cachaca artesanal marca Malandrina, y observar el proceso de destilado mediante alambique, salimos para retomar la costa atlántica con destino a la Playa de Guajiru, donde llegamos casi de noche pero… esa es otra historia.

Teatro de Viscosa, recientemente restaurado

Teatro de Viscosa, recientemente restaurado

Las fotos las pueden ver cliqueando en el siguiente enlace: FOTOS DE CAMOCIN Y VISCOSA.

Hasta la próxima entrada

8 Ago 2014

Días 20, 21, 22 y 23: Lencois Maranhenses – Río Preguica

Escrito por Carlos. 2 Comentarios

Llegando a nuestro destino procedentes de Sao Luis

Llegando a nuestro destino procedentes de Sao Luis

El domingo 3 de agosto llegamos a Barreirinhas y nos estacionamos a la Vera o Río Preguicas, lugar de unos 400 metros de largo, con muelles turísticos para las lanchas de excursión, algunos restaurantes (los más caros, por eso hay que caminar un par de cuadras y se come por la mitad), lanchas de pescadores y algunas agencias de turismo y negocios relacionados con esa actividad. El sitio estaba bueno y bastante seguro. Pegado a él, había una playa pública sobre el río, coincidente con una especie de médano metido en medio del pueblo. Las aguas templadas y limpias fueron de suma utilidad para darnos chapuzones a menudo.

Costanera sobre la cual estacionamos y pasamos 3 días en Barreirinhas

Costanera sobre la cual estacionamos y pasamos 3 días en Barreirinhas

Nuestra casita la Combi, sin la cual sería posible nada de lo que estamos haciendo

Nuestra casita la Combi, sin la cual sería posible nada de lo que estamos haciendo

Esa tarde arreglamos hacer las dos principales excursiones en el lugar. La primera era un paseo de más de 5 horas en vehículos 4×4 para conocer los famosos lencois, la cual concretamos para el lunes 4 a partir de las 14 hs.; y la segunda, para el martes 4 a partir de las 8:30 hs., consistía en navegar todo el río hasta su desembocadura en de Caburé.

Con todo el programa resuelto para uno de los destinos en los que más expectativas teníamos depositadas en este viaje, nos dedicamos el domingo y la mañana del lunes a hacer “orden interno”, acomodando la Combi, lavando ropa (y a nosotros, je, je), etc, etc.

Por la noche tuvimos la suerte de presenciar en la misma costanera el Sexto Festival de Jazz & Blues que organiza la ciudad todos los años. Estuvo muy bueno, totalmente gratuito y con mucha afluencia de público.

Foto del camino de arena a través del cual se accede a los Leoncois

Foto del camino de arena a través del cual se accede a los Leoncois

Los Lencois Maranhenses (Lencois significa lienzos o sábanas en alusión a la forma de las increíbles dunas) son un desierto de arena pura, fina y blanca sin una brizna de hierba, de unos 35 km de ancho por 110 km de largo, que comienza sobre la margen izquierda del río Preguicas y se extienden hacia el NO en dirección a Sao Luis. La particularidad de este desierto, lo cual le da características únicas en el mundo, es que se trata de un lugar en el cual, durante gran parte del año (estación de lluvias y unos meses más), el agua limpia y transparente abunda, depositada en cientos (o quizás miles) de lagunas de los más variados tamaños, a algunas de las cuales se les han puesto nombres (Laguna Bonita, Laguna Azul, Laguna Peixe –que es casi la única que no se seca en todo el año-, y muchas más).

Nuestra fotógrafa intenta llegar -no sin dificultad- a la cima de la primer duna desde donde poder divisar el desierto

Nuestra fotógrafa intenta llegar -no sin dificultad- a la cima de la primer duna desde donde podrá divisar el desierto

Luego de recorrer a ritmo de rally Dakar unos 30 Km de estrechos caminos de arena, en medio de montes de árboles de castaña de cajú, nos encontramos en forma imprevista con una mole de arena de unos 70 metros de altura, lo cual nos generó una sorpresa muy especial. Pero ella fue incomparable con la experiencia de llegar trepando y no sin esfuerzo, a la cima de esa gigantesca duna y tener frente a la vista una inmensidad blanca, ondulada, infinita, con una multiplicidad de lagunas de agua tan azul como el hermoso cielo que enmarca este alucinante paisaje. Para nosotros fue una de las cosas más hermosas que jamás hemos visto en nuestras vidas.

Esto fue lo primero que vimos cuando logramos subir la primer duna

Esto fue lo primero que vimos cuando logramos subir la primer duna

Los gritos de emoción de algunos excursionistas al llegar a la cima, solo los podemos comparar con los que hemos escuchado al visitar nuestro Glaciar Perito Moreno, o cuando ingresamos a la ciudadela de Macchu Pichu, o al ver la Garganta del Diablo de nuestras Cataratas del Iguazú.

Cientos de estas lagunas salpican el desierto. Solo desaparecen en la temporada seca

Cientos de estas lagunas salpican el desierto. Solo desaparecen en la temporada seca

Regresamos de noche, felices y hasta conmocionados por lo que habíamos visto y recorrido. No dejamos laguna sin hacer una incursión a sus aguas templadas y nos pasamos casi 3 horas caminando entre medio de tanta arena.

Atardece en los Lencois

Atardece en los Lencois

Aquí se puede apreciar la división entre el bosque y el desierto de los Lencois

Aquí se puede apreciar la división entre el bosque y el desierto de los Lencois

El martes salimos en lancha y disfrutamos del río, con sus riberas cubiertas de vegetación y salpicada, de tanto en tanto, por algunas pequeñas aldeas de nativos, ranchadas de emprendimientos turísticos y alguna que otra casa de algún señor afortunado. Fuimos haciendo algunas paradas y llegamos a Caburé, muy cerca de la desembocadura, lugar donde coinciden muchos de los visitantes, en el cual pudimos disfrutar de las aguas del mar, con mucho oleaje, y de las calmas aguas del río. Luego de un excelente pescado a la parrilla, regresamos a Barreirinhas a las 15 horas. No lo dudamos y de inmediato salimos para acortar camino con nuestro próximo destino. Hicimos noche en la Shell de Morros (donde habíamos parado de venida).

Navegando el Río Preguicas

Navegando el Río Preguicas

Aldea de nativos, cerca de la desembocadura del Preguicas

Aldea de nativos, cerca de la desembocadura del Preguicas

Las fotos de los Lencois y de la navegación por el río Preguicas, se pueden ver cliqueando en ESTE ENLACE.

Las que les debíamos de la ciudad de Sao Luis, ya las hemos subido AQUÍ.

Gracias por la compañía y mensajes. Hasta pronto.

2 Ago 2014

Días 14, 15, 16, 17, 18 y 19: Belém – Playa de Mosqueiro sobre el Río Pará: un mar de agua dulce – Alcántara – Sao Luis

Escrito por Carlos. Sin comentarios

Parte de la costanera de Belém

Parte de la costanera de Belém

El lunes 28 de julio retomamos el camino hacia Belém y llegamos hasta Paragominas, 300 km antes de nuestro destino, donde paramos en otra Shell en la que hicimos lavar la Combi. No dejen de ver los baños de super lujo y gratuitos que tiene este parador y que Zulma no dudó en fotografiar.

Ya se comienza a notar el cambio de la vegetación y el pase de la subtropical bastante seca, a la amazónica, de carácter tropical muchos más húmeda y con ejemplares arbóreos inmensos. Bah!!! Eso es una forma de decir, ya que hablamos de los pocos ejemplares que se dejan en pie para dar paso a cultivos extensivos de cereal y cría de ganado. También existe una intensa actividad forestal. Son muchas las hectáreas que se explotan con eucaliptos y algunas otras variedades de la región que no pudimos identificar.

Noche de Caipirinha en Belem

Noche de Caipirinha en Belem

El martes 29 llegamos a Belém do Pará pasado el mediodía. De inmediato nos dedicamos a cambiar dos cubiertas (ya estaba previsto esto desde nuestra salida).  Luego de discutir el precio y vender las cubiertas viejas, comenzamos a recorrer la ciudad. Lo primero fue la zona ribereña, que se encuentra –al contrario de los que pensábamos muchos-, sobre el río Guamá y no sobre el Amazonas, con el cual se encuentra más abajo, cerca del Océano formando parte de la misma cuenca. Gran parte de la ribera está ocupada por el sector exclusivamente portuario, pero los sectores que se dedican al transporte de pasajeros por vía fluvial, están muy bien cuidados, con paseos costeros, restaurantes y transformación de viejos edificios portuarios en modernos centros de servicios turísticos o gastronómicos. La idea urbanística puede resultarla al viajaro similar a lo que la ciudad de Buenos Aires tiene en Puerto Madero.

Peces amazónicos

Peces amazónicos

Allí cenamos el martes, en un lugar muy coqueto con música en vivo y a orillas del río. También pernoctamos en el estacionamiento del lugar.

Al día siguiente salimos a recorrer otro sector de la costanera, totalmente distinto, en el que está instalado el mercado Ver-o-Peso, donde los coquetos restaurantes son sustituidos por restaurancillos a los cuales concurre gran parte de la población. Allí se pueden degustar platos típicos, y toda clase de pescados de río, al igual que jugos de las más exóticas frutas del amazonas o comprar éstas en los lugares destinados a tal fin. La parte de venta de pescados es digna de no ser perdida de vista: infinidad de especies del más diverso tamaño y colorido. No se pierdan las fotos.

Algunas de las frutas del Amazonas

Algunas de las frutas del Amazonas

Más arriba en el río, está el puerto de embarcaciones medianas que se dedican a la pesca y al transporte de toda clase de bienes entre las distintas islas y parajes del Amazonas. Igual que con el mercado, acá la vida bulle, incontenible; es imposible sustraerse a la magia de tan frenética actividad que transcurre en medio de edificaciones de más de cien años de antigüedad, todo lo cual le da a esta parte de la ciudad un especial atractivo que no debe perder ningún viajero que por allí pase.

Nos gustó mucho Belem do Pará, ciudad a la que le temíamos por sus altas temperaturas, pero que por la noche nos permitió un descanso digno.

El día se completó muy bien con la ida a las playas de Mosqueiro, a unos 70 km de Belém sobre el río Pará. La amplitud de las mismas, las aguas limpias, los exquisitos pescados fritos de la zona y una noche de descanso en la pequeña y tranquila plaza de Mosqueiro, pusieron punto final a esta etapa.

Alcántara

Alcántara

El jueves 31 de julio hicimos más de 500 km y llegamos a Alcántara en el estado de Maranhao. Si bien este increíble pueblo de no más de 20000 habitantes está a solo unos 15 km en línea recta a través del mar de Sao Luis, el camino terrestre le pone una distancia de más de 550 km. Habitualmente se usa un ferry para cruzar de una ciudad a otra. Demora solo una hora con veinte minutos y el ahorro de combustible justifica la tarifa de 100 reales para utilizar ese servicio, lo cual hicimos el viernes 1° de agosto.

Ruinas de Iglesia en Alcántara

Ruinas de Iglesia en Alcántara

Alcántara, al igual que Sao Luis, fueron centro de disputa entre naciones dominantes e incluso belicosas tribus indígenas. Primero los españoles, luego los holandeses, franceses y portugueses (victoriosos al final en la batalla diplomática -bula papal mediante-), dejaron su marca en esta región. Cuando se recorren ambas ciudades este pasado se debe tener muy presente. Ambas evidencian un importante deterioro en sus construcciones. Más se nota en Sao Luis, donde son incontables los inmuebles en estado de virtual demolición. Ello no es obstáculo para –en ambas ciudades- detenerse y observar con admiración el estilo arquitectónico de la época.

Alcántara es pequeña y son fáciles de recorrer sus calles, casi solitarias según la hora del día. Da la sensación de que poco es lo que se ha tocado, modificado o restaurado desde aquellos tiempos. Incluso se tiene la sensación de que la vida continúa parecida (aunque por supuesto sabemos que no es así).

Sao Luis presenta dos sectores claramente diferenciados: la parte histórica, con los imponentes edificios de la gobernación y algunas iglesias por un lado y, cruzando alguno de los dos principales puentes, la parte moderna nos brinda una importante ciudad, con edificios de departamentos de buen gusto y grandes dimensiones, muchos con frente al mar; además de algunas avenidas amplias y aireadas, y una costanera larguísima alrededor de la cual transcurren playas aptas para el baño (las del centro están bastante contaminadas). A todo ello se le debe agregar una oferta amplísima de restaurantes, bares, paradores, etc.

El sábado 2 de agosto  por la tarde dejamos Sao Luis y pusimos rumbo a Barreirinhas, localidad que nos servirá de punto de partida para conocer los famosísimos Lencois Maranhenses.

Pueden mirar las fotos en estos dos enlaces:

Belem – Mosqueiro

Alcántara – Maranhao

Les prometemos que las correspondientes a Sao Luis, mañana o pasado las habremos subido a internet.

Saludos a todos.

27 Jul 2014

Dias 8, 9, 10, 11, 12 y 13: Brasilia – Parque Nacional Chapada dos Veadeiros – Palmas: capital de Tocantins.

Escrito por Carlos. 3 Comentarios

Frente al estadio mundialista donde le fue muy bien a nuestra seleccion

Frente al estadio mundialista donde le fue muy bien a nuestra seleccion

El martes 22 de julio entramos en Brasilia a las 10 y 30 horas, luego de recorrer los 150 km que nos separaban de Pirenópolis.

Contra todo lo imaginado en una ciudad de más de 2.000.000 de habitantes, nos fue absolutamente fácil desplazarnos por las inmensas avenidas, que si bien no estaban desprovistas de automóviles, permiten una fluidez del tránsito vehicular al cual no estamos acostumbrados. La existencia de controles electrónicos en casi todas las calles, sumado al diseño urbano de excelencia que tiene Brasilia, generan una circulación prácticamente insonora, armoniosa y rápida de miles y miles de vehículos. Por suerte, el mapa de nuestro GPS tiene grabado casi todas las ubicaciones de los principales sitios de interés, y eso nos permitió desplazarnos cómodamente visitando el Palacio del Planalto donde está la sede del poder ejecutivo de Brasil; el Memorial Kubitschek; el Puente JK cruzando el inmenso lago artificial concebido en 1894, ya como parte del proyecto Brasilia inaugurada en 1960; el Palacio Alborada de residencia de la Presidenta; el Palacio Itamaraty sede de la cancillería; la Catedral y muchos otros sitios de interés. Esta increíble ciudad, ostenta justificadamente el título de primer bien contemporáneo que se convierte en Patrimonio Cultural de la Humanidad. Ofrece modernidad en su arquitectura y merece ser considerada un monumento del presente, digno de ser preservado para las futuras generaciones.

Frente al Palacio del Planalto, sede del Ejecutivo Nacional

Frente al Palacio del Planalto, sede del Ejecutivo Nacional

Catedral Metropolitana

Catedral Metropolitana

Terminamos el día muy satisfechos por incluir a la Capital en nuestro itinerario (algunas veces le escapamos a las ciudades muy grandes). Todavía teníamos luz al finalizar el recorrido, motivo por el cual retomamos la ruta con destino al Parque Nacional Chapada dos Veadeiros (la traducción sería algo así como: parque de los cazadores de venados). Llegando a la ciudad de Sao Joao do Alianza, paramos a pernoctar donde conocimos a Vannesa italiana y su novio pampeano, que están emprendiendo una gran aventura por todo América. Por ahora se trasladan en una Partner, pero pronto –no lo dudamos- se armarán una casa rodante. ¡Saludos a ellos!

Puente JK que une Brasilia con las poblaciones del otro lado del lago artificial

Puente JK que une Brasilia con las poblaciones del otro lado del lago artificial

El miércoles temprano salimos para Alto Paraíso de Goias, y desde allí planificar nuestra visita al Parque. Nos llevamos la sorpresa de que en la mayoría de los atractivos que presenta la región (cascadas, termas, formaciones rocosas de interés, etc.), es necesario pagar la entrada a propietarios privados. El Parque de más de 60.000 km2 en su interior solo alberga parte de las bellezas de esta región. Incluso cuando llegamos, cerca del mediodía, no encontramos un lugar en el Parque en el cual hacer acampe libre, y debimos pagar 30 reales cada uno para utilizar un camping que está poco antes de llegar y con mínimos servicios.

Atardecer en el Parque Chapada dos Veradeiros

Atardecer en el Parque Chapada dos Veradeiros

Sector del Parque llamado "el Cañón"

Sector del Parque llamado “el Cañón”

Hay dos caminatas que se pueden hacer sin guía: la que lleva a un grupo de cascadas (una de ellas de 120m de altura), y la del Cañón, que es aquella por la cual optamos nosotros. Son más de 10 km (ida y vuelta) por un sendero bastante trabajoso de fuertes desniveles en medio de la escasa vegetación del clima subtropical bastante seco con suelos pobres. Se visitan dos sectores con caídas de aguas importantes y piedras fuertemente desgastadas por la erosión. En total el paseo lleva aproximadamente 5 hs. y es de una dificultad media. Como nosotros llegamos pasadas las 12 hs, no nos dejaron hacerlo y debimos esperar hasta el jueves 24 de julio. No obstante aprovechamos por demás esa tarde en el camping, lavando ropa, ordenando la Combi, descansando y ¡preparando un asadito por la noche! … Presenciamos un atardecer increíble, con pocas nubes de una extrañísima tonalidad escarlata.

En un sector del parque

En un sector del parque

El jueves, luego de la caminata que fue bastante interesante, salimos por un camino hacia Uruacú, en busca de nuestra famosa Rodovía Transbrasiliana. El camino de más de 200 km, tiene unos 80 km de ripio y tierra que están en pleno proceso de construcción del asfalto, lo cual lo hace trabado y con desvíos. Llegamos de noche a Uruacu, luego de atravesar un incendio de pastizales (y bosques) de notables proporciones, el cual por un momento, sumado a la soledad de la ruta y la noche cerrada, nos preocupó bastante.

El viernes comenzamos a tener problemas con los amortiguadores traseros de la Combi, lo cual, si bien no es grave, le quita estabilidad. Hicimos más de 500 km hasta Palmas, capital del estado de Tocantins, intentando conseguir repuestos, y recién lo conseguimos en esta ciudad, donde fuimos atendidos extraordinariamente bien por Joao Marcelo Abreu, Gerente Comercial de Anadiesel SA, concesionario de Mercedes Benz en la región.  No se conseguían los amortiguadores y había que pedirlos a la fábrica de San Pablo (no menos de 4 días de espera con el fin de semana por medio). Felizmente, y luego de varias gestiones llegaron los amortiguadores que fueron colocados esa misma tarde. ¡Gracias a Joao y todos los colaboradores que tan amablemente nos trataron!

Pernoctando -con compañía- en Palmas

Pernoctando -con compañía- en Palmas

Pasamos la noche en un excelente parador que PetroLíder posee en la entrada a Palmas por la ruta TO 050. Excelentes baños con duchas gratis, dos buenos restaurantes, camiones con estacionamiento aparte, WiFi y buen lugar para dormir. ¡A pedir de boca de los viajeros!

Praia da Prata, donde pasamos el primer día de descanso físico: sol y agua todo el día

Praia da Prata, donde pasamos el primer día de descanso físico: sol y agua todo el día

El sábado 26 de julio recorrimos algo la ciudad y pasamos todo el día en la playa da Prata. A esta altura del relato, debemos comentarles a nuestros lectores, que Palma fue inaugurada hace muy poco, el 23 de mayo de 1989, a orillas de un inmenso lago de 163 km de extensión generado por la represa de la Usina Hidroeléctrica Luis Magalhaes. Las aguas del lago artificial son transparentes y templadas. Pasamos un día excepcional entre el agua relajante, nuestra Combi estacionada bajo los árboles y un pequeño quiosco que nos surtía de comidas y bebidas a muy buen precio. La noche estuvo algo movida por los grupos juveniles que van a escuchar música a en el lugar, motivo por el cual, como el caracol, nos retiramos unos metros con la casa a cuesta.

Memorial Coluna Prestes en Palmas

Memorial Coluna Prestes en Palmas

El domingo nos levantamos un poco más tarde. Terminamos de recorrer Palmas (con amplísimas avenidas e inmensas plazas y parques en medio del ejido urbano), y pasamos por un Super para hacer nuestras primeras compras destinadas a reponer los faltantes de nuestra provista inicial. Pasado el mediodía salimos para Colinas do Tocantins. En realidad pasamos esa ciudad unos km y estamos en un gran parador de la Shell, sobre la BR 153, a menos de 1000 km de Belén, destino más septentrional de nuestro viaje, casi rozando la Línea del Ecuador.

Las fotos de esta etapa, las pueden encontrar cliqueando en estos enlaces:

BRASILIA

PARQUE NACIONAL  CHAPADA DOS VEADEIROS

PALMAS:CAPITAL DE TOCANTINS

Gracias por los mensajes y por acompañarnos. Hasta pronto!!

22 Jul 2014

Días 5, 6 y 7: Seguimos hacia el norte: Ruta de las Aguas Calientes; Goiania, Goias y Pirenópolis

Escrito por Carlos. 2 Comentarios

IMG_5409

El sábado 19 solo nos dedicamos a avanzar kilómetros por la BR 153 hacia el norte y al atardecer llegamos hasta un parador, super recomendable, cerca de Monte Alegre de Minas y con su mismo nombre. Atravesamos todo el estado de San Pablo donde la Transbrasiliana se encuentra concesionada (pagamos más de 120 pesos argentinos de peaje). El recorrido fue impecable y completamos los casi 600 km sin inconvenientes.

Novedoso y avanzado sistema de sanitarios al costado de las rutas brasileñas

Novedoso y avanzado sistema de sanitarios al costado de las rutas brasileñas

El domingo 20 ingresamos al estado de Goiana, donde teníamos la información de que al sur de ese territorio llamado “el corazón de Brasil”, se encontraban las aguas y el parque termal más importantes del mundo, independiente del vulcanismo u otro tipo de magmatismo, ya que el fenómeno se origina por las lluvias que penetran en el suelo alcanzando profundidades mayores a los 1000 metros, para surgir más adelante en forma de vertientes naturales de aguas calientes, lo cual forma el mayor río de aguas calientes del planeta. Ese río continúa hasta la vecina Caldas Novas donde se ha construido un parque acuático inmenso utilizando esas aguas. En Río Quente, las posibilidades de acceder al río se limitan a unos cuantos emprendimientos privados (Resorts, parque privados, etc.) y de un camping bastante limitado ya que no permite el ingreso de vehículos, y que se encontraba al límite de su capacidad. El panorama en Caldas Novas es distinto, ya que el imponente parque acuático sumado al de otros resorts, hoteles de primer nivel y spa, permiten un acceso masivo al disfrute de dichos lugares.

El desborde de personas disfrutando del receso escolar de invierno, sumado al hecho de que se trataba de una jornada de calor excesivo, nos hizo desistir de la idea de utilizar esos centros termales.

En la ciudad de Goiania

En la ciudad de Goiania

Seguimos viaje hasta la capital del estado Goiania: inmensa y moderna, de la cual se dice (y pudimos apreciar), que es una de las ciudades del mundo con mayor proporción de árboles y espacios verdes por habitante.

Ya de noche –y en contra de nuestra costumbre-, decidimos salir de Goiania pues no encontrábamos lugares adecuados para pernoctar.

Muchas veces las ciudades grandes, con todas sus atracciones y servicios, son poco amistosas con los viajeros en casas rodantes, pues no ofrecen lugares adecuados para el pernocte, lo cual sí se consigue con facilidad en las rutas (peajes, puestos policiales, estaciones de servicio, etc.). Lo ideal, es ingresar a una gran ciudad por la mañana temprano, recorrerla durante el día, y al atardecer tomar nuevamente la ruta para pasar la noche en algún lugar cercano.

Antigua ciudad de Goias

Antigua ciudad de Goias

El lunes 21 a media mañana llegamos a Goias, la vieja capital del estado con fama de conservar muy bien las características de una antigua ciudad colonial. Nada tan acertado: disfrutamos de inmediato de la tranquilidad de ese poblado, de sus calle toscamente empedradas, de sus arboledas que protegen de un sol implacable a pesar del invierno, y de sus casas y edificios públicos muy bien conservados, trasladándonos a un pasado solo conocido por alguna lectura ocasional.

Pirenópolis

Pirenópolis

Por la tarde llegamos a Pirenópolis, a 130 km de Goias, también bellísima ciudad colonial, quizás no a la altura de aquella, pero con el realce y valor agregado de un entorno espectacular de cerros arbolados que la rodean.

Zulma consiguió novio

Zulma consiguió novio

Luego de todo un día de recorrer esos legados de la historia brasileña, estacionamos la Combi al lado de la Iglesia principal y, bajo el amparo divino, pasamos una muy buena noche de descanso con el aire fresco que se comienza a sentir con la caída del sol en esta región del Brasil.

Dormimos bajo la especial protección del Señor

Dormimos bajo la especial protección del Señor

Las fotos correspondientes a esta entrada, están cliqueando en este ENLACE.

Zulma y Carlos